Muchos dicen que la felicidad no es un destino, si no un camino. Esos pequeños instantes irrepetibles y únicos que de ser especiales quedan a la mano de nuestro recuerdo para revivirlos; porque aunque parezca una paradoja, creo que en lo simple está lo mas maravilloso y valorarlo y verlo es lo que nos llena de alegría y paz.

En las dunas de El Nihuil, San Rafael, Mendoza; filmando «Una Luz»
¡Cuánto lo disfruté!